Formación, Pedagógico, Vicenciano

Testimonio Pronovel 1 | Esther Martínez Teruel | Colegio Sagrado Corazón de Bailén

Érase una vez una maestra de apoyo que cada día acudía al colegio de un pequeño pueblo a enseñar a los niños más necesitados. Era su pasión, despertarse cada mañana e inventar cosas nuevas para despertar el interés de sus alumnos para que éstos aprendieran más y más cada día. Ella se divertía con todos ellos y ellos disfrutaban con ella ya que no sólo daban clase, también hablaban de los problemas que tenían cada uno, de sus miedos, sus inquietudes, sus logros, otras veces reían a carcajadas por alguna anécdota... La profesora no entendía por qué recibía tanto a cambio, por qué sentía tanto cariño si solo hacía su trabajo, si era lo que simplemente tenía que hacer... No tenía respuestas.

Una tarde invitaron a la la maestra a participar en una reunión con muuuchas personas... ¡más de cien! y esa tarde pasó algo mágico. Esa tarde comprendió que no solo llevaba al colegio la agenda, los libros de texto y el ordenador, esa tarde comprendió que también llevaba los bolsillos repletos de semillas que, sin darse cuenta, iba tirando por el suelo de cada clase a la que entraba. Comprendió que con cada sonrisa, con cada mirada de afecto, con cada tiempo de escucha, con cada gesto de cariño y sobre todo, con cada momento en los que era paciente, se iban vaciando sus bolsillos y llegaba a casa con ellos vacíos pero volvían a llenarse a la mañana siguiente.
Esa tarde encontró la respuesta a su pregunta, esa tarde fue consciente de la gran responsabilidad que tendría por delante el resto de su vida.
GRACIAS POR ESTE ENCUENTRO PRONOVEL 1 Y POR ESTA APORTACIÓN

¡GRACIAS POR SER NUESTRA GRAN FAMILIA!