Pedagógico, Primaria

TALLER DE ESCRITURA CUNEIFORME

 TALLER DE ESCRITURA CUNEIFORME
Los sumerios, un pueblo que vivía entre los ríos Tigris y Éufrates, fueron los primeros en utilizar la escritura hacia finales del cuarto milenio antes de Cristo. En un primer momento consistía simplemente en representaciones pictográficas (sencillos símbolos que representaban animales u objetos) que fueron evolucionando hasta formas cada vez más abstractas.
La escritura surge por la necesidad de redactar contratos y leyes, registrar propiedades e impuestos y transmitir conocimientos y creencias.

En mis últimas clases de Historia con el alumnado de 1º de ESO hemos realizado un divertido taller de escritura Cuneiforme.
  • Text Hover
  • Text Hover
  • Text Hover
¿Cómo surge la idea de realizar este taller?
Tras aprender los rasgos más importantes de la civilización mesopotámica y hablándoles de cómo estaba conformada su sociedad, me llamó la atención el interés que despertaba entre el alumnado la figura del escriba, un personaje situado en la cúspide de la pirámide social, procedente de las familias más adineradas (los únicos que podían costear una formación tan larga y costosa). Conformaban la élite de la época por el “simple” hecho, según mis alumnos, de saber escribir.

Ante dicho interés, les lancé el reto de convertirse en escribas por un día y aprender a usar la escritura cuneiforme característica de esta civilización y tan diferente por la usada por nosotros en la actualidad.
Les facilité un alfabeto similar al mesopotámico, y como herramientas, unas simples tablillas de arcilla, pasta de modelar o plastilina y unos simples palitos de sección triangular (muy parecidos a los usados por los escribas).

El resultado fue increíble, unas preciosas tablillas con sus nombres, que lo más valioso que muestran es el interés con el que las realizaron y lo que disfrutaron haciéndolas, al tiempo que aprendían un trocito de Historia tan poco conocido por ellos.

Dicen autores como Juanjo Vergara que “Solo se aprende lo que emociona”, así que espero que esto haya servido para motivar y despertar el interés de mi alumnado por la Historia.  

Lourdes Aragón Serrano
Colegio Medalla Milagrosa – El Vigía (Torremolinos)