Formación, Pedagógico, Vicenciano

Pronovel 1 | CEV Santa Luisa de Marillac

La pedagogía de Santa Luisa de Marillac...
  • Text Hover
1. ¿Qué retos nos plantea Santa Luisa en la actualidad y en el servicio que nos toca desempeñar? 

En mi opinión y tras lo estudiado, hoy, S. Luisa nos pediría actualizar las propias competencias didácticas a la luz de las nuevas tecnologías, y teniendo como referencia, la que cada maestro se sienta enteramente implicado como persona, para dar sentido a la tarea educativa hacia los propios alumnos.

Nos animaría a renovar nuestra pasión por el hombre en su proceso de formación siendo testimonios de vida y de esperanza. Amar al nuevo hombre y mujer de la sociedad actual, recordándolo como imagen y semejanza de Dios.

Y nos recordaría que ser educadores vicencianos es una gran responsabilidad, así como un trabajo que solo una persona madura y equilibrada puede realizar, para dar respuesta a las nuevas pobrezas tan y como S. Luisa lo hizo con las pobrezas de su época, siendo valientes, arriesgados, innovadores y apasionados.
  • Text Hover
2. ¿Qué cualidades son necesarias hoy en el siglo XXI y en los educadores y agentes sociales para atender los distintos campos de servicios, acercarnos a los demás sin mirar quien o a quién?

Las cualidades del educador VICENCIANO cuentan con el valor de ser atemporales y adaptativas para cualquier momento y época. Los valores que S. Luisa planteaba a los y las educadores/as vicencianos/as del siglo XVII, siguen siendo válidos y actualizados para el siglo XXI.

Podemos destacar algunos de ellos:
Vitales: se mantienen activos física y mentalmente para poder ser creativos hasta el infinito.

Integrales: No somos personas parceladas, vivimos y servimos de forma integral por y para el servicio de los más pobres.

Comprometidos en la FE: Cristo es nuestro motor, el combustible, la fuente desde la que nos nutrimos como educadores.

Emotivos: integramos las emociones en el proceso educativo, porque sabemos que sin emoción no hay aprendizaje significativo.

Normalizados: vivimos integrados en la sociedad, participando de forma activa en la comunidad eclesial, en la comunidad del barrio de nuestro centro educativo, en la comunidad escolar…

Caritativos: se nos tiene que notar, la Caridad ha de brillar en nosotros, porque los pobres son nuestros amos y señores.

Intuitivos: atentos, astutos, para detectar  situaciones de pobreza en nuestros alumnos, en nuestras familias…

Abiertos: a todo los cambios sociales y educativos que se están produciendo en los últimos años, abriendo los brazos para darle la bienvenida a todo lo nuevo y entenderlo como oportunidad.

Naturistas: valoramos de manera consciente a nuestra madre tierra, la cual nos sostiene, y gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba.Gritando Laudato si.

Optimistas: Frente a la adversidad el educador vicenciano se crece, es creativo, busca alternativas desde la positividad y la confianza en el Padre.

Solidarios: viven por y para los demás, especialmente para los más desfavorecidos y excluidos de la sociedad.

Aportación de Yaiza González- Col San Vicente de Paul - Cádiz
  • Text Hover
Por si quieres seguir reflexionando…
  • ¿Qué influencia ha tenido en mi vida la educación que recibí en mi familia, en el colegio…?
  • ¿Qué acontecimientos podría decir que han marcado positivamente mi historia y me han hecho ser la mejor persona que soy?
  • ¿Descubro a lo largo de mi historia personas que me han hecho descubrir el potencial que existe en mi interior?
  • ¿Y como profesional de los centros de las Hijas de la Caridad, qué hago para descubrir el inmenso potencial que existe dentro de los niños/as jóvenes, de los ancianos, de los más desfavorecidos con los que me relaciono?
  • ¿Tiene algo que ver mi pedagogía y mis métodos con mi historia personal?
  • ¿Qué valores intento transmitir?

Author


Avatar