Formación, Pedagógico, Profesorado

Encuentro de Equipos de Orientación

El pasado 3 de junio, pudimos celebrar por fin nuestro esperado encuentro de Orientadores, PTs y ALs. Este año, aunque se ha hecho esperar, ha valido la pena doblemente. Por una lado porque hemos podido reencontrarnos de nuevo y abrazarnos, acoger nuevas caras y sonreír a nuestros compañeros y compañeras que hacía tiempo que no veíamos. Y por otro, por contar con una formación muy solicitada desde años atrás.

La Dra. Inmaculada Ramos Sánchez, neuropediatra y coordinadora de la unidad de seguimiento y maduración del Hospital Universitario Virgen Macarena. Una profesional con una dilatada experiencia cuya tarjeta de presentación es la de una persona apasionada por su trabajo, con ganas de seguir aprendiendo y derrochando agradecimiento a las PT, AL, Orientadores/as, maestros que nos encontrábamos en la sala…
Con una voz dulce, nos instaba con firmeza, a permanecer con los ojos abiertos a señales como la prematuridad, el bajo peso y el tamaño de la cabeza de los más pequeños. A entrevistarnos con cariño con las familias para recabar información importante sobre el embarazo, parto y postparto. Que la alerta no está en el pequeño o pequeña sino también en el entorno en el que vive y se desarrolla. Que pesa a veces tanto el código genético como el código postal donde nacemos…
Nos animaba a valorar los ámbitos del desarrollo, casi como evaluar por competencias, evitando, al menos en el periodo más sensible 0-6 las etiquetas diagnósticas fijas. Que las evaluaciones cualitativas marcarían nuestra hoja de ruta o más concretamente nuestros Programas Específicos, nuestro día a día…
Nos contagiaba, con fé, como pedirle a la Virgen, esperanza, para aquellos niños y niñas con desarrollos sensibles. Nos invitó a acercarnos a las familias con claridad y sinceridad. Que se sientan acompañados, que por muy incierto que se vea el futuro, “no hay camino largo en buena compañía”. Senda que caminaremos juntos, buscando cada día, un recurso, exprimiendo creatividad, derrochando amor por cada uno de nuestros pequeños, por cada pequeño de sus avances.
María Morente Fernández, Orientadora del centro Luisa de Marillac y Sagrada Familia.