Blog, Covid-19, Profesorado

Educando desde el corazón

Para mí es todo un privilegio formar parte de esta gran Comunidad Educativa Vicenciana. Siento que formo parte de una gran familia en la que todos vamos en la misma dirección, construyendo un proyecto común, único, con la colaboración de cada uno de nosotros.
Quería hablaros del trabajo que desarrollo diariamente en este tiempo tan difícil que nos ha tocado vivir este curso 2020/2021. Soy Apoyo COVID. Mi labor durante este año tan peculiar es reforzar el equipo docente ante las diversidades que pueden acontecer desde la situación personal de cada uno, además de apoyar al alumnado en su día a día a superar y afianzar los contenidos tratados. Por otro lado, ayudo a los más pequeños con su lectura diaria intentando con todas mis fuerzas y con mucho cariño, a que sigan adelante y además, alegrarles las mañanas. Que olviden durante una parte del día, todo lo que hay fuera de la escuela, no quitándole nunca importancia.
Es muy gratificante ayudarles cada día, hacerles sentir que tienen un papel muy importante en el colegio siendo partícipes de su propio aprendizaje.
Nos ha tocado mostrar cariño y afecto sin poder abrazar ni tan siquiera un choque de manos. Pero nos adaptamos, se adaptan y buscamos las maneras para demostrar vínculos afectivos.
¿Te diste cuenta que los ojos también pueden sonreír? Pueden expresar infinidad de cosas. Me encanta ver esas miradas cada mañana al entrar. Es curioso ver cómo se encogen esos pequeños ojillos mientras te miran alegremente, los abren más de la cuenta cuando te comentan alguna anécdota ocurrida durante el fin de semana o cuando te comunican con gran ilusión el día de su cumpleaños entre otras cosas.
Me siento feliz y enormemente agradecida de ser parte del día a día tanto de los alumnos como de mi Comunidad. Una Comunidad formada por mis compañeros y las Hermanas, quienes te reciben cada día con una gran sonrisa abriéndote las puertas de su casa.

Autor


Avatar